Buscar
Búsqueda avanzada
 
INICIO NOVEDADES QUIENES SOMOS EVENTOS LIBROS INSTITUTO REVISTA

CONTACTO

 
NUEVOS
LÍDERES
JÓVENES
CLASES
ACTIVIDADES
LUCAS LEYS
BIBLIAS
ARTÍCULOS
DEVOCIONALES
ESTUDIOS GRUPALES
JUEGOS
OBRAS DE TEATRO
ROMPEHIELOS
CLIP ARTS
ENLACES ESTRATÉGICOS
TWEETS
 
 
 
EJ ARGENTINA
EJ CHILE
EJ COSTA RICA
EJ ECUADOR
EJ EUROPA
EJ GUATEMALA
EJ MÉXICO
EJ PARAGUAY
EJ PERÚ
EJ PUERTO RICO
EJ URUGUAY
EJ USA
 
 
 
Artículos
 
Artículos
 
Compartir |
 
El telefonista / Pabloco DelaRadio
Cuando oran, muchas personas no tratan a Dios como el Creador que todo lo
sabe, su padre perfecto o su siempre comprensivo amigo, muchas personas lo
tratan como si fuera un tipo de entregas rapidas que toma las ordenes por
telefono.

"Hey Dios, quiero buenas calificaciones, quiero un carro nuevo, y una vida social
emocionante; Necesito más dinero, haceme jugar bien en mi proximo partido, sería
estupendo si pudieras ayudarme a encontrar una cita para el próximo fin de
semana", Y después le cuelgan.

En lugar de permanecer en la línea y comunicarse con la persona que más los ama
y quiere lo mejor para ellos, lo tratan como si fuera un extraño, cuya única
contribución significativa a la vida es traer cosas, y cumplir los sueños egoístas.

Sin embargo, la oración no se trata solamente de pedir. Dios quiere comunicarse
con nosotros. Él tiene ganas de escuchar tus peticiones, pero también tus
pensamientos y luchas, tus éxitos y fracasos.

Él te quiere oír hablar de cómo te sentís. Y lo más importante, Él quiere que vos
tomes un tiempo para escuchar Sus palabras de ánimo y pensamientos de amor. Él
quiere decirte qué le rompe el corazón y que le trae alegría.

Dios no es un telefonista que existe para recibir órdenes. Él es tu Señor, que está
a la espera de una relación intima con vos.
 
  COMENTARIOS  
 
 
 
 

 

 
Alfredo Sánchez Rudi comenta:
13-01-2012
Muy bueno!!! Me gusto como pusiste el nombre a esas oraciones superficiales en donde solo le pedimos cosas a Dios . Segui escribiendo ...
 
Lissette comenta:
2/-/2-2012
No apresuremos a Dios para q el haga lo q nosotros queremos, Oramos diciendo hagase tu voluntad... entoncess??? todo a su tiempo. primero hay que aprender a orar, para q el sea qien escudriñe nuestro corazon, Pablo, muchas gracias x este artículo. Dt ...
 
 
 
 
© 2014 Especialidades Juveniles - Derechos Reservados - Política de Privacidad